En los últimos años, la preocupación por el estudio de los problemas de conducta alimentaria, han derivado en la investigación de la ansiedad por la comida o también llamado el trastorno por atracón.

familiaLa comida está presente en muchos eventos sociales como reuniones familiares, fiestas, celebraciones… en los que es habitual que todos comamos mucho más de lo que estamos habituados, debido al momento y al tipo de alimentos, tan novedosos y apetecibles que nos encontramos en esas ocasiones especiales. Son verdaderos atracones que están normalizados en nuestra cultura y que no suponen problema alguno al estar contextualizados y limitados a un entorno agradable, positivo y con un fin social.

Sin embargo, cuando hablamos de un problema de atracones, estamos hablando de episodios frecuentes de consumo compulsivo de comida. Esta descripción puede parecerse a la bulimia, sin embargo, después del atracón, la persona no lleva a cabo ningún método para compensar el exceso de alimento, es decir, no hay conductas compensatorias (no recurre al vómito, ni laxantes, ni ayunos extremos o ejercicio desmesurado). Como imaginará el lector, una de las consecuencias más evidentes para la persona será el sobrepeso o la obesidad.images (10)

En muchas ocasiones, los atracones suponen una conducta de reducción de la ansiedad, estrés o de síntomas depresivos a corto plazo al encontrar un momento de calma y bienestar inmediato. De algún modo podemos decir que la persona ha aprendido a gestionar emociones negativas a través de la comida, con un efecto parecido al que ocurre con el consumo de drogas ante estados disfóricos. En la mayoría de las ocasiones, el atracón no comienza por hambre sino por tristeza, aburrimiento, culpa, nerviosismo…

Como ya hemos indicado, en algunas ocasiones, todos comemos más de la cuenta, pero entonces objetivamente, ¿que es un atracón y cuándo se convierte en un problema?. La presencia de un problema de conducta alimentaria por atracón o ansiedad por la comida se caracteriza por:

-Ingerir alimentos muy rápido y en un corto espacio de tiempo (por ejemplo, 2 horas) en una cantidad muy superior a la que la mayoría de las personas podrían en circunstancias similares. Cuando la persona se da un atracón sigue comiendo a pesar de estar totalmente saciado y muchas veces, a pesar de sentir dolor en el estómago.images (6)

-Lo más característico para la persona es la sensación de pérdida de control durante el atracón: no es capaz de parar o controlar la cantidad de alimentos.

-Los atracones son frecuentes, como mínimo se dan una vez a la semana durante un periodo de 3 meses.

-El tipo de alimentos que componen el atracón puede ser muy variado y en ocasiones indiscriminado, pero de modo frecuente, son alimentos muy calóricos con alto componentes de grasas, azúcar, hidratos de carbono…que no suelen consumirse de modo habitual.

-Después de atracón, la persona suele sentirse muy culpable al haber descontrolado, así como muy tristes o avergonzados, lo que contribuye a mantener el problema al perpetuar un círculo vicioso. Además, se encuentran mal físicamente saben que no es bueno para su salud.

-El atracón se produce en solitario por la vergüenza que supone para la persona este acto.

-El aumento de peso asociado lleva a una valoración de la imagen corporal negativa y una baja autoestima que empeora más aún el estado de ánimo.images (7)

-En los casos más graves, la persona puede detener su actividad para darse un atracón, afectando significativamente a su ritmo laboral, personal, disminución del rendimiento…

Algunas señales que nos pueden hacer sospechar de un problema de atracones o ansiedad por la comida en algún familiar o amigo:

  • Interés exagerado por recetas de cocina, especialmente de platos contundentes y ricos en grasas, postres o la tendencia a añadir ingredientes en exceso o sin mesura.
  • Comportamiento alimentario extraño (velocidad ingesta o la elección del tipo de alimentos).
  • Sentimiento de culpa por haber comido.
  • Evitar comidas en público.
  • Rapidez con la que se acaba la comida de la nevera, la despensa…
  • Gasto económico desproporcionado al comprar comida basura, servicios de comida rápida…
  • Encontrar comida escondida o  de restos de comida, envoltorios de comida en diferentes lugares de la casa, basura o papeleras.
  • Aumento de peso cuando no se ve que coma más que otros en público. O fluctuaciones de peso muy rápidas.
  • Aislamiento progresivo, acompañado de un aumento de la irritabilidad y agresividad.
  • Aumento de los síntomas depresivos y/o la ansiedad.
  • Comportamientos manipulativos o mentiras dirigidas a negar o esconder el problema o resistencia para hablar de su físico o su salud.
  • Puede haber problemas de sueño, fatiga continua y un aumento significativo de la tensión arterial, colesterol o azúcar en sangre.

images (5)Respecto a los antecedentes y factores de riesgo para la aparición del trastorno por atracón, aún se está investigando en este ámbito, pero se conocen algunas causas que pueden ayudar a explicar este problema:

Rasgos de personalidad: como una elevada autoexigencia, perfeccionismo obsesivo, necesidad de control, una gran rigidez cognitiva y un mal control de las emociones están muy relacionados con los problemas ansiedad relacionada con la comida.

– Las personas que padece el trastorno por atracón muchas veces vienen de familias que por hábito, comen demasiado o ponen excesivo énfasis en la comida, por ejemplo utilizando la comida como un premio reconfortante y calmante o como un castigo.

– Críticas o burlas relacionadas con el peso o el aspecto físico, especialmente en niños y adolescentes, generan inseguridad con su imagen corporal y pueden presentar mayor tendencia a desarrollar un problema de alimentación y un acusado descenso de autoestima.

– Es frecuente que en algún momento la persona haya utilizado dietas muy restrictivas para perder peso, especialmente en la adolescencia o inicio de la adultez.images (1)

-Tener una baja autoestima incrementa la probabilidad de que aparezca un trastorno de la alimentación. Así mismo es mucho más probable que aparezca en mujeres que en hombres.

Modelo de belleza imperante basado en una delgadez excesiva y la presión por adoptar dicho modelo como necesidad para el éxito personal o laboral, genera fácilmente muchos problemas con la autoimagen y con la comida. Este aspecto afecta especialmente al sexo femenino.

¿Cómo se puede ayudar a una persona con ansiedad por la comida?

El trastorno por atracón es un problema serio que se puede solucionar siguiendo el tratamiento adecuado en el que el objetivo final aprender a comer de manera sana y normalizada así como tomar el control sobre sus hábitos, salud física y emocional para que no tenga que recurrir a la comida para sentirse mejor. El tratamiento puede ser difícil porque la mayoría intentan esconder su problema y es posible que ni siquiera la familia sepa que existe esta problemática.images (9)

En la mayoría de los casos el tratamiento incluye una combinación de las siguientes estrategias:

  • Psicoterapia: dirigida a cambiar la forma de pensar (la terapia cognitiva) y el comportamiento de la persona (terapia conductual) a la hora de afrontar sus emociones negativas a través de la comida. El tratamiento incluye técnicas prácticas para crear disposiciones sanas hacia la comida, el peso, la autoimagen, los hábitos y también formas para cambiar la manera en la cual una persona responde a situaciones diferentes.
  • Nutricional: el objetivo es relacionarse mejor con la comida y el peso, para ayudar a restaurar las formas normales de comer y enseñar la importancia de la nutrición y una dieta ordenada y equilibrada en la que caben todo tipo de alimentos, pero con control.
  • Terapia en grupo y/o de la familia: los pacientes con trastornos alimenticios pueden verse muy beneficiados de la terapia en grupo, donde les pueden apoyar otras personas con problemas y experiencias similares y pueden hablar de sus sentimientos y sus preocupaciones sin vergüenza y sin sentirse juzgados.images (8)
  • En ocasiones, puede ser necesaria intervención farmacológica, puesto que se ha visto que algunos antidepresivos pueden ayudar en el control de los atracones.

 

Share This

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información. Mas información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto. Para más información pulse aquí

Cerrar