La indefensión aprendida es un efecto muy bien estudiado en psicología que explica cómo a través de las experiencias negativas e incontrolables de nuestra historia personal, podemos aprender a no defendernos o terminar siendo personas excesivamente pasivas, cuando es necesario activarse y hay opciones para actuar para mejorar nuestra situación.

images (2)

Los estudios originales de este fenómeno corresponden a Overmaier y Seligman (1967), realizados con perros a los que sometían a shocks eléctricos inesperados, incontrolables e independientes de su conducta, sin posibilidad de escapar de los mismos. Posteriormente, observaron que estos animales no eran capaces de escapar de las descargas en una situación diferente, dónde sí era posible evitarlos y huir. Encontraron de este modo, que se produce un bloqueo de la respuesta de escape, defensa y evitación del dolor que debería darse de modo natural, debido a la incontrolabilidad de los shocks originales. De algún modo, podemos decir que aprendieron a que, hicieran lo que hicieran, recibirían el castigo de las descargas, sintiéndose así continuamente indefensos e incapaces de escapar.

Este fenómeno puede ayudarnos comprender mejor el proceso en  humanos, por el cual algunas personas son incapaces de reaccionar ante situaciones dolorosas o muy negativas, a pesar de tener opciones de mejora o a pesar de que sus circunstancias sean favorables para este cambio.

La indefensión, está directamente relacionada con acontecimientos o eventos desagradables por los que la persona ha pasado a lo largo de su vida y que han sido o ha percibido como incontrolables. De este modo, se establece un aprendizaje con una base emocional muy fuerte, por el cual todas las situaciones dolorosas o negativas que le sobrevienen y sus consecuencias, son independientes de su comportamiento o de las decisiones que tome (circunstancias adversas en la infancia , abusos, accidentes, maltrato, fallecimientos repentinos de seres queridos…), quedando  la sensación de que la ocurrencia de determinados eventos son inevitables y ante los cuales no hay margen de acción.

Lo peligroso del estado generado por la indefensión en las personas es que, cuando tienen que actuar o tomar decisiones importantes en su vida para evitar una situación adversa o sus consecuencias, por ejemplo, dejar una relación en la que está siendo maltratado o  imponer límites a un abuso, la interpretación es que no puede hacer nada por cambiar su situación. Este bloqueo en la acción se basa en la idea de que su conducta no tendrá efectos sobre el estado en el que se encuentra.

La indefensión aprendida provoca unos síntomas claramente asociados con la depresión clínica, tales como: sentir que está siendo castigado, inmovilismo, desmotivación generalizada, incapacidad para tomar decisiones…

Por ejemplo, se observa fácilmente, como la disminución de actividades voluntarias que define la indefensión aprendida caracteriza también a los estados de ánimo depresivos, produciendo pasividad, así como enlentecimiento motor y cognitivo. Así mismo, a modo de funcionamiento físico y funcional es frecuente alteraciones del sueño, del apetito y pérdida del interés por el sexo.

 

Las personas deprimidas e indefensas se valoran a sí mismas como mucho más ineficaces de lo que realmente son. La depresión asociada con una indefensión inducida por acontecimientos incontrolables, se basa en una disposición cognitiva negativa (pensamientos negativos) consistente en la creencia de que el éxito y el fracaso son independientes de los propios esfuerzos, actuaciones o decisiones.

Como todo aprendizaje, si la indefensión no se refuerza, pierde poder con el paso del tiempo. El tiempo juega un papel importante en la depresión cuando ha tenido una causa concreta de origen externo. Por ejemplo, la muerte de un ser querido desencadena un estado depresivo propio del duelo que puede durar meses, o incluso años, pero normalmente con el paso del tiempo, tiende a remitir.


¿Cómo podemos vencer la indefensión? Si es un fenómeno generado por aprendizaje, ¿podemos desaprender de algún modo este efecto? 

Parte de la ruptura de este aprendizaje, dependerá de la activación conductual que realice la persona y la flexibilización de su actitud ante la atribución de causalidad y control de sus propias acciones y decisiones.

-Será importante comenzar a iniciar actividades, primero las obligatorias y luego las voluntarias, independientemente de las ganas y de la motivación, con el objetivo de romper la inercia del inmovilismo. De un modo consciente la persona decide actuar buscando refuerzos novedosos o intentando recuperar los anteriores, teniendo como herramienta su propio comportamiento.

-Es necesario hacer un balance en el que la persona busque momentos, situaciones o decisiones de su vida que sirvan como ejemplos para establecer causa-efecto de su conducta y consecuencias positivas. Por ejemplo, decidió estudiar una carrera universitaria, se implicó en los resultados académicos y ahora tiene un puesto de trabajo asociado a esta formación.

-Trabajar las atribuciones y pensamientos que tienden a anticipar consecuencias negativas y muy distorsionadas, por ejemplo, el que haya habido situaciones incontrolables y desagradables en el pasado no quiere decir que todas lo sean en un futuro.

-El fracaso se interpreta en función de que unas acciones concretas que no generaron unos resultados esperados. Podemos pensar en que no sólo hay una forma de proceder y no sólo hay unos resultados posibles. Hay muchos factores que influyen en las consecuencias finales.

-No dejar de intentar obtener logros, estando pendiente de reforzar los buenos resultados para poder minimizar mejor los “fracasos” o resultados inesperados.

-Aceptar que no tenemos control sobre muchas cosas que nos ocurren pero no por eso debemos dejar de ser responsables con las cosas que sí dependen de nosotros, lo importante seria aprender a discernirlas para no frustrarse con las primeras poder implicarse con las segundas.

Share This

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información. Mas información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto. Para más información pulse aquí

Cerrar