Su característica fundamental son las preocupaciones excesivas y descontroladas por asuntos cotidianos (trabajo, familia, salud, el futuro…) que hacen que persona esté constantemente en tensión, pensando en las cosas que pueden salir mal, con mucha ansiedad-generalizadainseguridad y miedos ante situaciones que se dan habitualmente en el día a día. Es frecuente que se acompañe de malestar físico, tensión, irritabilidad, insomnio, falta de apetito… Si este problema se mantiene a medio o largo plazo, es muy habitual que la persona comience a tener síntomas depresivos. La intervención de un profesional puede ayudarte a manejar las preocupaciones y a pensar de un modo menos “alarmante” y ansioso.


 

Post Relacionados:

CONTACTA CON NOSOTROS

    O si prefieres, deja tu número de teléfono y te llamamos sin compromiso:

    Share This

    Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información. Mas información

    Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto. Para más información pulse aquí

    Cerrar