Servicios/ Psicología clínica adultos /

Ajuste a cambios y crisis vitales.

Entendemos las crisis vitales como aquellas situaciones que acontecen, generalmente de forma repentina, y hacen que la vida de la persona cambie sin que le dé tiempo a asumirlo.

apoyo-emocionalTales acontecimientos suponen una crisis dado que obligan a la persona a enfrentar una situación o momento vital para el que siente no estar preparado. Por lo tanto, suelen ir acompañadas de un gran nivel de incertidumbre y malestar. De este modo, es muy frecuente escuchar frases de tipo “no voy a poder con esto”, “me supera”, “me siento incapaz de enfrentar esta situación”, “me siento vacío”…

Esta sensación de “incapacidad” que caracteriza las crisis se produce ante la dificultad de poder manejar los acontecimientos.

Generalmente, a las personas no nos suelen gustar los cambios, menos aún si no son predecibles, elegidos o incluyen la pérdida de algo querido o conocido. Los cambios implican incertidumbre y, nos obligan a “re-ajustarnos” para poder hacer frente a las nuevas circunstancias que se nos presentan. En muchas ocasiones, son tales las exigencias o presiones que la persona percibe en tan poco tiempo que se siente incapaz de “hacerles frente”.

¿Cómo nos afectan?

Es frecuente que la persona que sufre estas crisis se sienta perdida, indefensa, triste, estresada o angustiada e incluso, con la sensación de vacío interior. El impacto emocional es tal que puede cursar con sintomatología somática, de forma que la persona padezca síntomas tales como: dolores de cabeza, angustia, opresión en el pecho, insomnio,…

Algunas situaciones que pueden desencadenar tales crisis son:

  • Crisis evolutivas: adolescencia, crisis de la adultez (socialmente conocida como “la crisis de los 40”) y crisis de la tercera edad.
  • Crisis situacionales. Son aquellas que se relacionan con nuestras experiencias vitales: enfermedades, separaciones o rupturas, fallecimientos,  cambios de trabajo o ciudad, paternidad,…

 


 

Recomendaciones.

Asumir los cambios no siempre es fácil, implican, en muchos casos, seguir viviendo de forma distinta a como estábamos acostumbrados. Esto supone un proceso de adaptación que requerirá tiempo así como una capacidad de resistencia y voluntad por sobreponerse a los acontecimientos.

Durante este periodo la persona puede experimentar emociones muy fuertes de ansiedad, tristeza, enfado,… que le impidan pensar o actuar de una forma adaptativa. Si este estado se mantiene durante mucho tiempo, el desgaste que puede provocar en la persona así como en su entorno más cercano es tal, que pueden aparecer otros problemas que contribuyan a generar más malestar en la persona (problemas en el trabajo/estudios, aislamiento social, problemas familiares,…).

Para muchas personas, utilizar sus propios recursos puede ser suficiente para afrontar situaciones críticas. Sin embargo, hay ocasiones en las que  podemos presentar serias dificultades para afrontar las adversidades de la vida, en tales casos, puede ser conveniente acudir a un psicólogo que te permita desarrollar una estrategia apropiada para sobreponerte y así continuar con tu vida de la mejor forma posible.

 


 

Post Relacionados:

CONTACTA CON NOSOTROS

O si prefieres, deja tu número de teléfono y te llamamos sin compromiso:

Share This

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información. Mas información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto. Para más información pulse aquí

Cerrar