Se acerca el día de San Valentín, o también conocido como  día de los enamorados. El 14 de febrero son muchas las personas que celebran este día en nombre del amor. Pero cuando hablamos de amor ¿todos entendemos lo mismo? ¿todas las personas amamos igual? ¿qué buscamos a través del amor?

A lo largo de la historia, el amor ha sido un tema que ha despertado gran interés y ha intentado abordarse desde las diferentes disciplinas (filosofía, antropología, psicología, biología, arte,…) con el fin de comprenderlo y poder explicarlo.

Nosotros desde nuestra profesión, cada día vemos con mayor frecuencia como en nombre del amor se justifican estados emocionales tan contrapuestos como es  la alegría, la rabia, los celos o la más profunda de las tristezas.

Pero entonces, ¿qué es el amor?

Aunque a priori puede parecer fácil responder a esta pregunta, lo cierto es que no hay una sola definición de amor, más bien depende de la disciplina que intente explicarlo, incluso, una misma disciplina lo abordará de forma distinta en función de que se adscriba a un modelo teórico u otro. Por ejemplo, si buscamos una definición desde la biología nos hablarán de cambios fisiológicos (endocrinos y del sistema nervioso) que explicarían este estado emocional, desde la filosofía podemos entenderlo como una virtud que nos permite sentir afecto, compasión o bondad. Desde la psicología, aunque hay varias corrientes, parece haber cierto acuerdo en que el amor es:

  • Una emoción, es decir, un estado afectivo que va acompañado de una serie de reacciones fisiológicas.
  • Una actitud: tendencia psicológica que se expresa mediante la evaluación de una entidad (u objeto) concreta, con cierto grado de favorabilidad o desfavorabilidad.
  • Conducta: nuestra forma de comportarnos. En el caso del amor, con conductas de acercamiento o proximidad (buscamos el encuentro con el otro).

Erich From, psicólogo, filósofo y sociólogo postula, en su libro “El arte de amar” que el amor es la respuesta al problema de la existencia humana y lo entiende como un arte, esto es, como una capacidad que debe aprenderse. El autor pretende destacar que las historias que se proyectan por las famosas producciones cinematográficas han creado una idea errónea de lo que es “el amor”. Defiende que no existe: “el vivieron felices para siempre”, que es un gran error pretender que sea el otro el responsable de la felicidad propia, cuando es una decisión y compromiso individual. No existe el príncipe azul, ni la princesa perfecta ya que nadie  puede desprenderse de la condición humana imperfecta.

Otro autor que nos parece interesante reseñaros, ya que fue el responsable de una  de las teorías sociológicas que más popular se hizo en los años 70 sobre el amor, es John Alan Lee, un sociólogo canadiense que publicó su libro “Colors of Love”, donde desarrolla la idea de que, al igual que los colores, hay tres tipos de amor primarios que al mezclarse entre ellos dan lugar a otros tres secundarios.

colores

 

  1. EROS. Representado con el color rojo. Son personas apasionadas, que tienen perfectamente identificado qué características buscan en el otro y, por tanto, tienden a emparejarse con aquellas personas que tengan esos atributos. El amor se fundamenta principalmente en la atracción física, la pasión y el sexo. Suele aparecer de forma repentina, en forma de flechazo.
  1. STORGE. Representado con el color amarillo. Son personas que entienden el amor principalmente como amistad. Es un amor fundamentado en la comprensión y el cariño. Al contrario que el anterior, suele aparecer de forma lenta y serena.
  1. LUDUS. Representado con el color azul. Son personas que entienden el amor como un entretenimiento o un juego. Disfrutan del proceso de conquista por lo que parece que están más interesados en divertirse que en comprometerse. No suelen implicarse emocionalmente con el otro.
  1. MANÍA (Eros + Ludus). Representado con el color violeta. Son personas que entienden el amor como algo doloroso. Las relaciones de pareja pueden llegar a ser obsesivas y se fundamentan principalmente en los celos y las sospechas. Este amor tiende a forzar la relación y a exigir constantes muestras de cariño por parte del otro.
  1. PRAGMA (Storge + Ludus). Representado con el color verde. Son personas que se centran el aspecto práctico de la relación. Buscan parejas con las que compartan semejanzas e intereses comunes. Suelen establecer relaciones basadas principalmente en la racionalidad y no tanto por la emocionalidad.
  1. ÁGAPE (Eros + Storge). Representado por el color naranja. Son personas que anteponen el bienestar de sus parejas al suyo propio. Fundamentan su amor en la abnegación y la renuncia.

Como podréis comprobar estos dos autores abordan de forma muy distinta la explicación de lo que es el amor. Os invitamos a reflexionar cuál de ellas os gusta más o con cuál o identificáis mejor.

Esperamos que os haya resultado curioso o de interés.

¡Os deseamos un feliz San Valentín a todos, tanto si tenéis pareja como si no!

Referencias.

Erich fomm. El arte de amar. Editorial: Paidós Studio. Barcelona, 1996.

Lee, J.A. (1973). The colors of love: an exploration of the ways of living. Don Mills: New
Press.

 

Share This